La viuda de Daniel Muñoz seguirá presa y Julio De Vido deberá volver a declarar

0
3
Carolia Pochetti
Carolia Pochetti

Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz, ex secretario privado del matrimonio Kirchner, seguirá presa acusada de haber formado parte de la asociación ilícita en la causa de los cuadernos. Así lo resolvió hoy la Cámara Federal, al rechazar un pedido de excarcelación que había formulado la defensa de la mujer.

La libertad de la imputada podría poner en serio riesgo la investigación y recolección de pruebas” porque existe “un riesgo procesal suficiente que por el momento justifica mantener la detención”, advirtieron los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, en un fallo al que accedió Infobae.

Pero mientras se avanza en la investigación sobre la ruta del dinero de al menos USD 70 millones que pasaron por las manos de Daniel Muñoz y su entorno y se fugaron al exterior, el juez Claudio Bonadio también decidió llamar de nuevo a declarar a un grupo de ex funcionarios, encabezados por el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

Según pudo saber Infobae, Bonadio citó para la semana próxima (el 13 de noviembre) a De Vido, a su mano derecha, Roberto Baratta; al secretario de éste, Nelson Lazarte; y a Hernán Gómez, ex asesor del Ministerio de Planificación. También fueron citados el secretario del ex ministro José María Olazagasti y el remisero Hernán del Río.

Fuentes del caso señalaron a este medio que la decisión de convocarlos está vinculada a “adecuar la investigación“, con vistas a hacerles conocer nuevos hechos que surgieron de las declaraciones indagatorias de otros empresarios involucrados: Marcelo Mindlin (de Pampa Energía), Alberto Padoan (ex socio de la empresa Vicentin y presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario) y Rubén David Aranda de la empresa Chimen Aike.

Daniel Muñoz y Néstor Kirchner
Daniel Muñoz y Néstor Kirchner

El 1 de agosto, Bonadio dispuso una serie de detenciones por la causa conocida como de los cuadernos de corrupción, que -desde aquel día- no paró de crecer con las confesiones de al menos una veintena de empresarios y de ex funcionarios que relataron cómo entregaron o recibieron dinero, vinculado a los negocios que se llevaban adelante desde el Ministerio de Planificación y Obras Públicas.

Bonadio procesó a la ex presidente Cristina Kirchner como jefa de una asociación ilícita que recibió coimas y dádivas. A De Vido y a Baratta los puso como organizadores y al resto de los involucrados como miembros de la banda. Las defensas de los involucrados rechazaron las acusaciones: los que no confesaron porque sostienen que son infundados los cargos; los que se arrepintieron porque afirmaron que pagaron obligados. Los fiscales, sin embargo, pidieron agravar los cargos (sacar dádivas y que sea todo cohecho) y ampliar la lista de organizadores.

Mientras la Cámara Federal analiza todo este capítulo y prepara un fallo para diciembre para revisar toda esta situación, los jueces tuvieron que intervenir en otro capítulo que se le sumó al expediente: el que analiza la plata que pasó por las manos de Daniel Muñoz, el ex secretario de los Kirchner a quien varios imputados aseguraron haberle entregado el dinero que iba destinado al matrimonio presidencial.

Muñoz falleció en 2016, pero ya estaba siendo investigado por lavado de dinero. Su vida y otras personas aparecieron en un entramado societario y comercial comprando propiedades en Estados Unidos por más de USD 70 millones, que más tarde vendieron.

Daniel Munoz, secretario de Néstor Kirchner
Daniel Munoz, secretario de Néstor Kirchner

Pochetti, la viuda de Muñoz, aseguró que no sabía nada de lo que hacía su marido. Llorando dijo que había confiado en él y que Muñoz le dijo que era todo político para perjudicar al entonces presidente Néstor Kirchner. Su defensa insistió en la excarcelación, pero la Cámara decidió que siga presa.

“El presente proceso se encuentra en una etapa trascendental en cuanto a las medidas urgentes que se están llevando a cabo tendientes a la recolección de la prueba, caracterizado además por una compleja investigación que se halla en plena sustanciación cuyo alcance no puede aún limitarse, provocando la fundamental necesidad de extremar en este momento los recaudos para evitar toda situación que pueda entorpecer esta tarde“, sostuvo la resolución a la que accedió Infobae.

El fallo también desató que, al momento de ser indagada, se le imputó a Pochetti y al resto “la conducta de haber realizado distintas transacciones comerciales“, entre ellas “la constitución de empresas y la compra de inmuebles por USD 70.146.600, operaciones que no coincidirían con la capacidad económica de la nombrada”.

Según se reseñó, “este marco fáctico acredita también la necesidad por el momento de mantener la medida restrictiva de la libertad decretada con relación” a Pochetti, “teniendo en consideración que las maniobras de lavado de activo revisten una extrema dificultad para lograr identificar y recuperar las sumas dinerarias involucradas“. Incluso, aclararon los jueces, no se puede descartar “en esta etapa preliminar –en la cual aún no se ha logrado ubicar y cautelar el patrimonio sospechado– que la imputada tenga a su disposición la posibilidad de extraer del ámbito jurisdiccional los bienes productos del ilícito”.

Los jueces también señalaron que la ex pareja Elizabeth Ortiz Municoy y Sergio Todisco aportó elementos de interés como arrepentidos sobre los cuales se está trabajando. Mientras tanto, los otros involucrados están presos: Carlos Cortez fue arrestado hace dos semanas, mientras que hoy fueron detenidos en el exterior los otros dos prófugos (Perla Aydeé Puente Resendez y su esposo Carlos Adolfo Gellert).

Seguí leyendo:

Cuadernos de la corrupción: se entregó Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz

Carolina Pochetti lloró ante el juez y dijo que no sabía nada del dinero de su esposo