Venden artículos de ideología nazi y del Ku Klux Klan en una feria de armas de Kentucky

0
6
Artículos de ideología nazi y del Ku Klux Klan fueron vendidos en la feria de armas del Centro de Exposiciones de Kentucky (Joe Gerth/Louisville Courier-Journal)
Artículos de ideología nazi y del Ku Klux Klan fueron vendidos en la feria de armas del Centro de Exposiciones de Kentucky (Joe Gerth/Louisville Courier-Journal)

Joe Gerth paseaba por la feria de armas en el Centro de Exposiciones de Kentucky cuando vio algo extraño.

Gerth, un columnista del Louisville Courier-Journal, había ido allí días después de que un hombre armado fuera unos días antes a una tienda de comestibles Kroger en las cercanías de Jeffersontown (Kentucky) y matara a dos clientes afroamericanos. Gerth esperaba entrevistar a los traficantes de armas en la exposición para saber si temían que las armas de fuego que vendían pudieran terminar en manos equivocadas.

Pero, de repente, Gerth vio lo que parecía ser una vieja túnica del Ku Klux Klan que se vendía por USD 695 entre las armas de fuego y otros accesorios.

Tomó una foto y la publicó en las redes sociales.

“Aquí hay un pequeño artículo que puedes adquirir en el espectáculo de armas”, escribió Gerth en Twitter antes de continuar.

En poco tiempo, sin embargo, había encontrado otros artículos preocupantes: “Adornos de Navidad originales” pintados de plata, rojo y negro con esvásticas. En otra cabina había una camiseta sin mangas roja y blanca, también adornada con una esvástica.

Gerth tuiteó que estaba “horrorizado” por el KKK y la parafernalia nazi que se vendió en el show, especialmente tras el tiroteo de Kroger días antes, y el tiroteo que acabó con la vida de once personas en una sinagoga de Pittsburgh, el ataque más letal contra judíos en la historia de Estados Unidos. El tiroteo de Kroger está siendo investigado como un posible crimen de odio.

Los eventos de Kentucky y los funcionarios de la convención rápidamente estuvieron de acuerdo con Gerth, diciendo que también estaban “horrorizados” de saber que los vendedores habían estado vendiendo tales artículos en los terrenos del centro de convenciones del estado.

“Una vez que nos enteramos de que esos artículos estaban allí, estaba impactado e incrédulo”, dijo Mark Lynn, presidente de la Junta de la Feria del Estado de Kentucky, en declaraciones a The Washington Post. “Personalmente, encuentro estas cosas excepcionalmente ofensivas“.

Lynn dijo que él y otros miembros de la junta estatal de ferias, que supervisa Kentucky Venues, planean proponer una nueva política que prohibiría a los expositores vender artículos de “odio conocido” en futuras exposiciones y eventos del centro de convenciones.

Voy a defender tus derechos y tu libertad tanto como sea posible, pero eso viene con una responsabilidad“, agregó Lynn. “Si deseas ponerlo en tu camisa, en tu auto o tatuártelo en la cabeza, eso depende de ti. Pero si deseas vender estos artículos en nuestra propiedad, entonces tenemos el derecho de decir si puedes o no”.

Lynn dijo que la junta estatal en 2016 redactó una política similar que prohíbe la venta, la distribución o la exhibición de cualquier cosa, incluida la bandera de la Confederación. Añadió que todavía está trabajando en cómo redactar una política de este tipo para excluir cosas de ideología nazi y del Ku Klux Klan.

La próxima reunión de la junta de la feria estatal está programada para mediados de noviembre, y podría aplicarse una nueva política a los shows que se realicen después de esa fecha. Sin embargo, dijo que era demasiado tarde para hacer imponer medidas a los que habían vendido los artículos de ideología nazi y del KKK en el Nation Gun Show, que solo duró un fin de semana.

Gerth afirmó que solo agarró el nombre del vendedor que vendía “adornos navideños originales”: Walter Kanzler Guns and Militaria de Key Largo (Florida). Cuando fue contactado por correo electrónico, Kanzler dijo que no deseaba comentar nada y solo dijo que “prohibir la historia no es la respuesta”.

No quiero suprimir la historia. No me interesan las declaraciones políticas. No me gusta el odio ni nada de eso. Estas cosas son parte de la historia“, argumentó.

Desde entonces, Gerth ha escrito una columna de seguimiento en la que niega que se trate de libertad de expresión .

“Esta es una cuestión de comercialismo y lo que se puede vender en la propiedad estatal y si la gente debería poder vender este tipo de cosas de intimidación y odio en un edificio que nos pertenece a todos“, apostilló Gerth.